Personal de limpieza: cómo implementar un procedimiento de trabajo seguro

Tabla de Contenidos

La labor del personal de limpieza es fundamental en cualquier entorno laboral. Sin embargo, a menudo se pasa por alto el hecho de que estos profesionales también están expuestos a diversos riesgos laborales.

En este artículo, exploraremos los tipos de riesgos a los que se enfrentan, las medidas preventivas que se pueden tomar y cómo elaborar un plan de trabajo seguro. 

¿A qué tipos de riesgos laborales está expuesto el personal de limpieza?

El personal de limpieza puede enfrentarse a una variedad de riesgos laborales, que incluyen:

1. Exposición a productos químicos 

Muchos productos de limpieza contienen sustancias químicas que pueden ser perjudiciales si se inhalan, se ingieren o entran en contacto con la piel.

Algunos de los productos más comunes que contienen estas sustancias son los detergentes, los desinfectantes, los blanqueadores y los limpiadores de cocina y baño. La inhalación de los vapores de estos productos puede irritar las vías respiratorias y causar problemas como asma o bronquitis. Además, si las sustancias químicas entran en contacto con la piel, pueden causar dermatitis, irritación y alergias.  

2. Lesiones musculares

Las tareas repetitivas, como fregar o barrer, pueden causar lesiones en la espalda, las manos y las muñecas.  Estas actividades requieren movimientos constantes y monótonos, lo que puede provocar daños en los músculos y articulaciones a largo plazo.

La espalda, al estar constantemente inclinada o reclinada, puede deteriorarse y sufrir de dolores crónicos. Las manos y las muñecas también están en riesgo, ya que se ven sometidas a movimientos repetitivos que pueden producir inflamación y lesiones.

Además, estas tareas suelen demandar un esfuerzo físico considerable, lo que aumenta la probabilidad de sufrir accidentes o caídas. 

3. Riesgos biológicos

El personal de limpieza puede entrar en contacto con gérmenes y bacterias, especialmente en entornos como hospitales o restaurantes.

En un hospital, por ejemplo, los auxiliares de aseo pueden entrar en contacto con superficies contaminadas por enfermedades altamente infecciosas. Lo mismo ocurre en los restaurantes, donde el personal se enfrenta a la tarea de limpiar mesas, utensilios y otros equipos potencialmente contaminados con bacterias. 

4. Riesgos de caídas

Los suelos mojados o las escaleras pueden ser peligrosos, especialmente si no se utilizan las precauciones adecuadas.  Por eso, es importante asegurarse de que los suelos estén secos y libres de cualquier líquido que pueda provocar accidentes. Además, es recomendable utilizar calzado con suela antideslizante para mejorar la tracción en superficies resbaladizas. 

¿Qué tipo de medidas preventivas se pueden implementar?

Como hemos analizado, existen diversos riesgos a los que está expuesto el personal de limpieza. Por ello, es importante implementar diferentes medias para prevenirlos y mitigarlos. Algunas de ellas incluyen:

Uso de equipo de protección personal (EPP)

Utilizar los EPP adecuados, permitirá proteger al personal de los riesgos mencionados anteriormente.

Entre los elementos de protección más importantes se encuentran:

  • Guantes para evitar contacto con productos químicos.
  • Casco (según necesidad)
  • Guantes de nitrilo y de cuero

Además de los EPP, el auxiliar de aseo debe contar con ropa debidamente ajustada (sin partes flotantes) y zapatos bajos con suela antideslizante.

Formación en seguridad

Otra medida que ayuda a la prevención de riesgos, son las instancias formativas. El personal de limpieza y mantenimiento, debe recibir capacitación sobre cómo utilizar correctamente los productos de limpieza y los equipos. Además, tiene que conocer la metodología para levantar objetos de forma segura. 

Ventilación adecuada

Al utilizar productos de limpieza, es importante tener en cuenta la ventilación del área para evitar la inhalación de vapores químicos. El no tener una buena ventilación aumenta el riesgo de exposición. Por lo tanto, es necesario asegurarse de que haya una buena circulación de aire, abriendo ventanas o utilizando ventiladores.

Además, se recomienda utilizar productos de limpieza que sean menos tóxicos y más amigables con el ambiente, para reducir aún más los riesgos. 

¿Cuáles son los pasos para hacer un procedimiento de trabajo seguro para el personal de limpieza?

Elaborar un Procedimiento de Trabajo Seguro para el personal de limpieza implica varios pasos:

1. Identificar los riesgos

Al evaluar todas las tareas de limpieza y los productos utilizados, es importante identificar posibles riesgos para garantizar un ambiente de trabajo seguro y saludable.

2. Evaluar los riesgos 

Una vez identificados los riesgos, es importante evaluarlos en términos de su probabilidad y gravedad. La probabilidad se refiere a la posibilidad de que un evento o situación peligrosa ocurra, mientras que la gravedad se refiere a las posibles consecuencias negativas asociadas a dicho evento.

Evaluando la probabilidad y la gravedad de cada riesgo, se puede determinar el nivel de importancia y urgencia que requiere cada uno.

Algunos riesgos pueden tener una alta probabilidad pero una baja gravedad, lo que significa que es más probable que ocurran, pero las consecuencias no serían tan graves.

Por otro lado, algunos riesgos pueden tener una baja probabilidad pero una alta gravedad. Esta evaluación permite priorizar los riesgos y tomar medidas para prevenirlos o mitigar sus efectos negativos. 

3. Implementar medidas de control

Luego de identificar los riesgos y evaluar su probabilidad / gravedad, es momento de definir las medidas de prevención que se implementarán en cada caso. 

Una de estas medidas puede ser, por ejemplo, la utilización de los EPP o las charlas diarias de seguridad. Sin embargo, la definición de las mejores medidas, dependerá de cada organización y tipo de tareas realizadas.

4. Definir roles y responsabilidades

Otro punto importante al momento de crear el procedimiento de trabajo seguro (PTS), es la definición de responsabilidades. De esta manera, todos los trabajadores conocerán cuáles son sus tareas y el alcance de cada una de ellas. También esto permitirá conocer a quién acudir en caso de un accidente o situación atípica. 

5. Monitorear y revisar

Además, el procedimiento de trabajo seguro debe revisarse regularmente para asegurarse de que sigue siendo efectivo. Las circunstancias y requisitos laborales pueden cambiar, por lo que el plan debe adaptarse a estas nuevas condiciones. 

También es importante tener en cuenta las actualizaciones en las normativas y legislación de seguridad laboral que puedan surgir.

¿Cómo monitorear procesos de seguridad con tecnología?

Cuando se trata de controlar procesos de seguridad, son muchos los factores que hay que monitorear en simultaneo. Por ello, utilizar herramientas tecnológicas puede ayudar eficientizar y reforzar procesos. 

Algunas de las herramientas que pueden ayudar a mejorar y monitorear la seguridad laboral son las siguientes:

Software de gestión de seguridad

Existen programas diseñados específicamente para ayudar a las empresas a gestionar y monitorear sus procesos de seguridad. Uno de ellos es, DataScope, el cual permite realizar un seguimiento del cumplimiento de diferentes procesos, contar con métricas en tiempo real y tomar decisiones correctivas. 

Aplicaciones móviles

Algunas aplicaciones permiten a los trabajadores informar de incidentes o riesgos de seguridad en tiempo real, lo que puede ayudar a prevenir accidentes. También pueden proporcionar acceso a información de seguridad, como hojas de datos de seguridad de materiales (MSDS) para productos químicos de limpieza.

Dispositivos de monitoreo de salud

Los dispositivos portátiles pueden ayudar a monitorear la salud de los trabajadores en tiempo real, alertando sobre posibles problemas de salud que podrían estar relacionados con su trabajo.

Software de seguridad laboral
🔔 Llegó TrabajoSeguro, el bot especializado en SST que estabas esperando!
Pruébalo ahora

Sobre el autor

DataScope

Comparte en

Suscribete a nuestro Newsletter