¿Qué es el método REBA y cómo se aplica?

Tabla de Contenidos

El método REBA es una efectiva técnica de estudio y análisis de las posturas adoptadas para manipular manualmente carga y pesos, es una herramienta fundamental para optimizar los Planes de Salud y Seguridad Laboral en todos los segmentos industriales, productivos y de servicios.

La evidencia empírica demuestra que, a pesar del avance tecnológico y de la transformación digital de las empresas, el manejo manual de cargas y pesos aún genera alto riesgo de salud entre los trabajadores.

Esto se debe a que, en la mayoría de los casos, la manipulación manual de estas cargas y pesos se realiza mediante posturas inadecuadas que se reiteran continuamente. 

Ello se traduce en excesivas cargas posturales que generalmente provocan lesiones muy dolorosas (como desgarros, contracturas y luxaciones), pero que también pueden derivar en trastornos músculo-esqueléticos crónicos e incluso invalidantes en los casos más extremos.

Consecuentemente, evaluar y reducir las cargas posturales inadecuadas es un objetivo fundamental de todo Plan de Prevención de Riesgos de Salud y Seguridad Laboral

No solo para cumplir la legislación vigente, sino también para proteger la salud e integridad física de los trabajadores, y así brindarles una mejor calidad de vida presente y futura.

¿Qué es el método REBA y cómo ayuda a prevenir accidentes y enfermedades laborales?

Para alcanzar este objetivo, existen diversos métodos que permiten evaluar el riesgo asociado a la carga postural. Estos se diferencian a partir de los siguientes aspectos:

  • Ámbito de aplicación.
  • Evaluación de posturas o conjuntos de posturas individuales.
  • Condicionantes de aplicación.
  • Partes del cuerpo evaluadas o consideradas para su evaluación.

Una de las técnicas de observación y análisis de posturas corporales, más utilizada entre las empresas modernas, es el método REBA (Rapid Entire Body Assessment).

Este método, que perfecciona el modelo de análisis ergonómico RULA (Rapid Upper Limb Assessment), analiza conjuntamente las posiciones adoptadas por todas las partes del cuerpo (brazo, antebrazo, muñeca, tronco, cuello y piernas). 

La amplia eficacia y efectividad del Método REBA, se basa en que su desarrollo (a cargo de un equipo compuesto por ergónomos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y enfermeras) consideró la valoración de más de 600 posturas de trabajo.

Dichas posturas abarcan prácticamente la totalidad de movimientos (correctos y erróneos) que se realizan al movilizar manualmente cualquier tipo de carga o peso. 

De este modo, el Método REBA permite detectar, clasificar y valorar con máxima certeza el riesgo de sufrir lesiones músculo-esqueléticas asociadas a posturas corporales específicas.

Esto, a su vez, ayuda a prevenir un gran número de accidentes o enfermedades entre una gran masa laboral, incluyendo desde oficinistas y operarios de bodegas, hasta mineros y trabajadores de la construcción.

Ergonomía para el manejo manual de cargas de la ACHS

¿Cuáles son los objetivos centrales del método REBA?

El principal objetivo del método REBA es valorar el grado de exposición del trabajador al riesgo de sufrir accidentes o enfermedades laborales provocadas por la adopción de posturas inadecuadas durante la manipulación manual de cargas y/o pesos.

Para alcanzar esta meta, el método REBA actúa de acuerdo con los siguientes parámetros:

  • Divide el cuerpo en segmentos para codificarlos individualmente.
  • Estudia la actividad corporal y define el riesgo de lesiones a partir del análisis de posturas estáticas, dinámicas e inestables, así como también de los cambios imprevistos de postura.
  • Refleja la interacción o conexión exacta entre la persona y la carga manipulada.
  • Analiza los múltiples tipos de agarre presentes en la manipulación manual de cargas.
  • Asocia de manera precisa las diferentes posturas corporales con determinadas indicaciones de prevención y urgencia.

¿Cuáles son las características del Método REBA?

Desde el punto de vista teórico, el método REBA solo evalúa las posturas individuales que el trabajador ejecuta en sus tareas cotidianas. 

Por ello, antes de aplicarlo es necesario que los evaluadores seleccionen aquellas posturas que supongan una mayor carga postural, ya sea por su duración o frecuencia.

El análisis también puede incluir las posturas que implican mayor desviación respecto de la posición neutra. Por ejemplo, movimientos de brazos y caderas al levantar o bajar cajas y/o paquetes.

Metodológicamente el Método REBA divide el cuerpo en dos grupos:

  • Grupo A, que incluye piernas, tronco y cuello.
  • Grupo B, que incluye brazos, antebrazos y muñecas.

De este modo, mediante tablas ya establecidas, se asigna una puntuación a cada zona corporal.

Para asignar estas puntuaciones se miden los ángulos que forman las diferentes partes del cuerpo del trabajador cuando ejecuta sus tareas, y luego se los compara con referencias ya establecidas. 

Estas mediciones pueden realizarse mediante transportadores, goniómetros eléctricos y cualquier otro dispositivo que permita cuantificar datos angulares.

También es útil fotografiar o grabar al trabajador cuando adopta las posturas estudiadas, para luego medir los ángulos de trabajo directamente sobre la fotografía o el video.

En ambos casos se requiere realizar el mayor número posible de tomas, desde diferentes puntos de vista. De este modo podremos estar seguros de que los ángulos a medir son certeros y precisos.

Posteriormente, las puntuaciones globales asignadas a los grupos A y B se analizan en función de las siguientes variables:

  • Tipo de actividad muscular desarrollada.
  • Tipo y calidad de agarre de objetos mediante las manos.
  • Fuerza aplicada durante la realización de las tareas.

Estas mediciones y análisis comparativos se traducen en una evaluación final que permite a los profesionales a cargo de aplicar el método REBA, determinar un valor final proporcional al riesgo de lesión asociado a cada tarea.

Estos valores finales, llamados “niveles de actuación propuestos”, se organizan de acuerdo con la siguiente tabla:

Nivel de actuación 0Indica situación sin riesgo
Nivel de actuación 1
Indica situaciones de bajo riesgo, que podrían necesitar acciones correctivas
Nivel de actuación 2Indica situaciones de riesgo medio, que necesitan acciones correctivas importantes, pero no urgentes
Nivel de actuación 3Indica situaciones de riesgo elevado, que requieren modificaciones en el diseño o ejecución de tareas a la brevedad posible
Nivel de actuación 4Implica situaciones de alto peligro, que requieren intervenciones ergonómicas preventivas inmediatas, urgentes e impostergables

¿Cómo aplicar el Método REBA en una empresa?

Para aplicar exitosamente el método REBA en el lugar de trabajo, los expertos internacionales en salud y seguridad laboral recomiendan seguir los siguientes pasos:

1. Determinar los ciclos de trabajo

Observar al trabajador durante varios de ellos. Si el ciclo es muy largo, o no existen ciclos claros, se pueden realizar evaluaciones a intervalos regulares.

2. Seleccionar las posturas que se evaluarán

Elegir qué posturas serán las evaluadas y priorizar aquellas que representan mayor carga por su duración, frecuencia o mayor desviación respecto de la posición neutra (sin movimiento).

Además, es importante determinar si se evaluará el lado izquierdo o derecho del cuerpo. En caso de duda, es mejor analizar ambos lados.

3. Tomar datos angulares

Seleccionar los datos angulares requeridos, mediante equipos en terreno, fotografías o videos.

4. Especificar las puntuaciones para cada parte del cuerpo

Determinar las puntuaciones para cada parte del cuerpo, utilizando las tablas correspondientes.

Además, es importante promediar las puntuaciones parciales y finales, para determinar la eventual existencia de riesgos y establecer el respectivo nivel de actuación correctivo-preventivo.

Luego revisar las puntuaciones finales para determinar dónde deben aplicarse correcciones y definir qué tipo de medidas deben adoptarse.

5. Redefinir o hacer cambios en el puesto de trabajo

Una vez realizadas todas las evaluaciones correspondientes, si es necesario, es importante rediseñar el puesto de trabajo y/o introducir cambios para mejorar la postura corporal. 

En caso de que se introduzcan cambios, debemos evaluar nuevamente la postura del trabajador mediante el método REBA, para comprobar la efectividad de las mejoras adoptadas.

¿Cuáles son las ventajas del método REBA?

El método REBA brinda información valiosa para optimizar la prevención de accidentes y enfermedades laborales asociados a manejo manual incorrecto de cargas y pesos.

Algunos ejemplos concretos de estos beneficios son los siguientes:

  • Evalúa de manera objetiva el riesgo derivado de las diferentes posturas que adopta el trabajador durante sus tareas cotidianas.
  • Ayuda a identificar los riesgos derivados de posibles cambios bruscos de postura, o de la existencia de posturas inestables (por ejemplo en faenas en terreno).
  • Analiza los peligros asociados a la repetición constante y/o excesiva de determinados movimientos de brazos, cuello, muñecas, hombros y caderas (como los realizados por quienes cargan y descargan camiones).
  • Ofrece parámetros concretos para valorar si la postura de los miembros superiores se adopta a favor o en contra de la gravedad (como en la ejecución de trabajos en altura).

¿Cómo ayuda la tecnología a aplicar correctamente este método?

El análisis de todas estas consideraciones y características nos permite concluir que el Método REBA es, básicamente, una herramienta de análisis y observación basada en listas de verificación de seguridad laboral.

Por ende, su aplicación exitosa requiere el apoyo de herramientas especializadas, capaces de recolectar, clasificar y organizar de manera oportuna y eficiente los datos obtenidos durante la observación de las posturas adoptadas por el trabajador.

Una tarea que, sin lugar a dudas, no puede reducirse a simples formularios anacrónicos en papel.

La tecnología nos brinda soluciones como formularios móviles y listas de verificación electrónicas, que ayudan a clasificar de manera sencilla, directa, ágil y eficiente las observaciones realizadas en terreno por los equipos de evaluación.

Esto se traduce en la directa optimización de las estrategias de prevención de riesgos de salud y seguridad laboral, así como en la posibilidad de diseñar nuevos manuales de procedimientos ergonómicos, que protejan la integridad de los trabajadores. 

En DataScope valoramos la importancia crucial de optimizar los Programas de Prevención de Riesgos Ocupacionales en las organizaciones. 

Por ello, ponemos a tu disposición soluciones digitales, diseñadas a la medida de las necesidades de tu empresa, que te ayudarán a aplicar exitosamente el Método REBA.

Tus equipos de evaluación podrán, por ejemplo, estudiar y clasificar en forma más eficiente las posturas de tus trabajadores, incluso en terreno y sin conexión a Internet. 

Así podrás analizar de manera certera los distintos factores de riesgo que amenacen la salud e integridad física de tus trabajadores.

🔔 Llegó TrabajoSeguro, el bot especializado en SST que estabas esperando!
Pruébalo ahora

Sobre el autor

Francisco Gonzalez

Comparte en

Suscribete a nuestro Newsletter