[2023] Tendencias en la industria de alimentos 

Tabla de Contenidos

Los hábitos de consumo de las nuevas generaciones han impactado directamente en la industria de alimentos. Hoy existen nuevas tendencias de consumo en las que se buscan alimentos y bebidas más saludables, naturales y sustentables.

La industria de alimentos siempre se ha caracterizado por una constante evolución, tanto en el uso de tecnologías de vanguardia, como en el desarrollo de nuevos productos y servicios. 

En opinión de los analistas internacionales, dichos cambios, se reflejan en nuevas e interesantes tendencias de consumo, especialmente extendidas entre las generaciones de millennials y centennials.

Un público muy informado y empoderado que demanda, con insistencia y convicción, alimentos cada vez más seguros, inocuos, naturales y, por sobre todo, sustentables. 

La industria de alimentos debe ser saludable y sustentable 

En otras palabras, estos nuevos consumidores exigen alimentos y bebidas que cuiden su salud y que, además, sean elaborados mediante procesos “carbono neutrales” que no dañen al medio ambiente.

Esto implica que la industria alimentaria ya no sólo debe ocuparse en modernizar su tecnología o perfeccionar las propiedades organolépticas de sus productos.

También debe optimizar los contenidos nutricionales, reforzar la cadena de distribución, prevenir la aparición de brotes infecciosos y certificar que sus procesos no generen residuos tóxicos o emisiones contaminantes.

Estas tendencias hoy son ineludibles para las empresas. Aquellas que se resistan al cambio, no sólo enfrentarán el rechazo social del público, sino que además perderán competitividad y, eventualmente, desaparecerán del mercado. 

¿Cuáles son las nuevas tendencias en la industria de alimentos?

Las nuevas formas de consumo, impulsadas por cambios culturales y prevalencia de ciertos valores, exigen a la industria de alimentos:

  • Uso responsable de los recursos naturales (especialmente del agua)
  • Conciencia en la selección de ingredientes y reducción del uso de ingredientes químicos
  • Manejo fitosanitario adecuado
  • Reducción del uso de nutrientes cítricos dañinos (como sodio, azúcar y grasas saturadas)
  • Conciencia sobre la explotación de especies animales

Todas estas variables sociales y valóricas, impulsan una transformación cada vez más intensa y vertiginosa en el corazón de la producción alimentaria. En especial a medida que los flujos de información son más intensos, y los nuevos consumidores adoptan las banderas del cambio cultural.

Esta presión, de acuerdo con los expertos, se estructura en torno a las siguientes tendencias de consumo:

1. Seguridad alimentaria sustentable

La crisis climática obliga a las empresas a ser más eficientes en la producción de alimentos, exigiendo procesos productivos más sustentables y amigables con el ambiente.

2. Auge de productos a base de vegetales

Frente a la búsqueda de una vida más saludable y amigable con el planeta, los consumidores optan cada vez más por productos que se encuentren elaborados a partir de ingredientes naturales y vegetales. 

Esta tendencia, no solo alcanza a aquellas personas que llevan una dieta vegetariana o vegana, sino que  también ha impactado en aquellas que eligen consumir carne y productos lácteos.

Así es como diversas empresas más “tradicionales” de la industria de alimentos han ido incorporando alternativas más saludables, “verdes” y naturales en su línea de productos. 

3. Tecnología y digitalización como eje productivo

El avance tecnológico es vital para la modernización de la industria alimentaria. Porque permite el desarrollo de nuevas generaciones de alimentos y bebidas más inocuos, saludables y sustentables, en la medida que se reemplazan ingredientes, se eliminan compuestos dañinos y se exploran nuevos sabores y sensaciones.

Esta tendencia ya fue exitosamente explotada por diversas startups en todo el mundo y hoy también es replicada por las grandes industrias. De hecho, a futuro se verán avances incluso más profundos, a medida que se incorporan nuevas herramientas digitales como machine learning, inteligencia artificial, analítica de datos e internet de las cosas, entre otras opciones.

4. Flexibilidad para adaptarse a nuevos hábitos

La pandemia comprobó que los nuevos consumidores son cada vez más conscientes de la importancia de llevar una dieta saludable y los beneficios que puede traer para su bienestar.

Al mismo tiempo, demostró que se puede acceder a diversos productos específicos, sin salir del hogar. Esto obliga a las diversas empresas de la industria de alimentos a expandir su oferta y a disponer de mejores canales de distribución.

5. Formulaciones más saludables, nutritivas y naturales

Los nuevos consumidores buscan alimentos que cuiden su salud y bienestar personal. Esto se traduce en la necesidad de eliminar ingredientes químicos, artificiales y ultraprocesados. Esta tendencia también se refleja en el creciente desarrollo de alimentos y bebidas ricos en fibras, proteínas, probióticos y prebióticos, pensados para mejorar la energía, optimizar el tránsito intestinal y reforzar el sistema inmunológico.

6. Trazabilidad e información

Las nuevas generaciones de consumidores informados y empoderados buscan alimentos y bebidas que respeten sus valores personales, sociales y éticos. Por ello, es esencial que las propias empresas entreguen la mayor cantidad de información posible, tanto en el etiquetado de sus productos como en la publicidad de los mismos.

De lo contrario, es posible perder el interés de un gran nicho de mercado como son los millennials y los centennials.  

Nuevas estrategias para prevenir riesgos fitosanitarios en la industria de alimentos

El impacto de la pandemia provocó que los consumidores revaloricen la funcionalidad, los beneficios nutricionales, la frescura, autenticidad e inocuidad de alimentos y bebidas. Esto exige que las empresas transparenten los ingredientes que realmente utilizan en sus productos, y brinden total seguridad respecto de las medidas que adoptan para optimizar la higiene de sus procesos y prevenir los brotes de enfermedades de transmisión alimentaria. 

Al respecto, sugerimos leer el siguiente artículo.

1. Reducir el sufrimiento animal

El consumo de productos cárnicos encuentra cada vez mayor resistencia entre millennials y centennials, debido al excesivo consumo de agua que se necesita para su producción, el impacto negativo en el medio ambiente, y el crecimiento de la cultura anti-especista.

Frente a este complejo escenario, el desarrollo de “carnes cultivadas” en laboratorio a partir de células madre, surge como una alternativa viable para mantener la fidelidad de los consumidores. No solo porque optimiza recursos y pone fin al sufrimiento animal, sino porque además garantiza productos ciento por ciento inocuos, seguros, sustentables y libres de patógenos.

2. Implementar procesos productivos “circulares”

Una de las más innovadoras tendencias actuales consiste en producir comida a partir de desperdicios. Esta tendencia se conoce como Upcycled Food y permite elaborar alimentos sostenibles, saludables y nutritivos, que además evitan el desperdicio alimentario. 

Sólo este año más de 255 productos aspiran a obtener el sello de la “Upcycled Food Association”, primera entidad internacional que certifica productos “zero-waste”.

Las tendencias e iniciativas provenientes de la Economía Circular, toman cada vez más fuerza entre millennials y centennials. Es por ello que, mantenerse a la vanguardia en estos temas es de suma importancia para mantenerse competitivos dentro de la industria de alimentos. 

3. Segmentación de productos

Si antes la producción lineal masiva era garantía de éxito, hoy los nuevos consumidores esperan alimentos a “su propia medida”. Es decir, las decisiones de compra y consumo son reflejo de estilos de vida e intereses personales muy diferentes. 

Por ende, las marcas deben orientarse a clientes cada vez más específicos y adaptarse de manera ágil a sus respectivos gustos y preferencias que, además, también pueden estar cambiando debido a valores y creencias.

Digitalización de la industria de alimentos para el éxito empresarial

Para lograr alcanzar las diferentes tendencias que caracterizan hoy a la industria de alimentos es esencial contar con un monitoreo constante y detallado de todas las operaciones. 

DataScope es una plataforma digital que ofrece soluciones tecnológicas para potenciar el alcance de metas en materia de calidad y seguridad alimentaria. 

También podría interesarte

Visítanos y únete a la Revolución Digital con DataScope

¡Aprende a dejar de usar papel hoy mismo!

Sobre el autor

Francisco Gonzalez

Comparte en

Suscribete a nuestro Newsletter