¿Cuál es la mejor estrategia para lograr la meta de “cero accidentes”?

Tabla de Contenidos

Eliminar los riesgos existentes en el lugar de trabajo y sus consecuencias, implica mucho más que alcanzar la “meta de cero accidentes”. Requiere implementar una cultura de seguridad preventiva, que involucre la participación activa de todos los integrantes de una empresa, incluyendo operarios, supervisores y directivos. 

Aplicar una estrategia de salud y seguridad laboral que reduzca al mínimo la accidentabilidad y siniestralidad, se ha convertido, sin lugar a dudas, en pieza clave para el éxito de las empresas.

Esta trascendencia radica en que las empresas más seguras protegen mejor a sus trabajadores, pero al mismo tiempo mantienen un ritmo productivo acorde con las exigencias de los mercados. 

Además, incrementan su reputación ante la opinión pública, lo que también es positivo para su competitividad y posicionamiento 

Aunque son objetivos lógicos y coherentes, no siempre son tan simples de alcanzar. De hecho, las estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), muestran que cada año más de 2,7 millones de trabajadores mueren en todo el mundo, debido a accidentes graves en su entorno laboral. 

El mismo estudio muestra que esta realidad es especialmente compleja en América Latina, pues Costa Rica, Argentina, Chile y México se ubican dentro de los 10 países con mayor porcentaje de accidentes de trabajo fatales.

¿Cómo prevenir los riesgos asociados al “factor humano”?

Aunque este escenario es extremadamente grave, la solución es bastante más sencilla de lo que generalmente se supone.

Esto se debe a que, de acuerdo con las estadísticas de OIT y OMS, 88% de los accidentes laborales con consecuencias fatales ocurren “por actos inseguros de las personas”. 

La solución pasa, entonces, por eliminar de la ecuación el error o descuido humano. Una meta que no implica costosas inversiones en maquinarias, herramientas o implementos de última generación. 

En otras palabras, basta solo con profundizar, potenciar y perfeccionar la “cultura de prevención” al interior de las empresas, para que los índices de accidentabilidad se reduzcan de manera significativa, tanto en el corto como en el largo plazo.

¿Cómo identificar los principales factores de riesgo asociados a accidentes?

El primer paso para implementar esta estrategia radica en identificar y clasificar los principales factores de riesgo causantes de accidentes graves y fatales. 

El mismo estudio de OIT y OMS, citado anteriormente, establece que las muertes reportadas cada año se originan en 19 factores específicos de riesgo ocupacional. 

Los más recurrentes son los siguientes:

  • Largas jornadas de trabajo.
  • Falta de descansos apropiados.
  • Incendios y explosiones.
  • Exposición a contaminantes presentes en el ambiente.
  • Intoxicaciones por emisión de sustancias nocivas.

Cada una de estas situaciones se origina principalmente en descuidos, atribuibles tanto a los trabajadores como a la propia empresa. 

Por ende, primero es importante identificar y clasificar el origen de los diferentes tipos de incidentes mediante un efectivo modelo de análisis de causas y efectos

De este modo, podremos diseñar una estrategia de prevención que elimine o reduzca al máximo la probabilidad de error humano.

Una de las clasificaciones más utilizadas por las empresas se basa en el análisis de causas, factores y resultados. 

¿Cómo analizar las causas de los accidentes?

Esta clasificación se estructura a partir de dos categorías centrales: causas inmediatas y condiciones inseguras.

Las causas inmediatas son

  • Actos inseguros
  • Imprudencias o descuidos del trabajador.
  • Ausencia o mala utilización de elementos de protección personal.
  • Utilización de equipos de manera irresponsable.
  • Desobediencia de las medidas de seguridad.

Las condiciones inseguras son

  • Tareas que implican riesgo por su propia condición o característica.
  • Equipos o maquinarias industriales en mal estado.
  • Ineficiencia o mal estado de los elementos de protección personal.
  • Escasa implementación de las evaluaciones médicas pertinentes

Estas causas y condiciones pueden generar consecuencias y/o resultados de diferentes gravedad, los cuales se clasifican de acuerdo con la siguiente tabla creciente:

  • Molestia
  • Retraso en la producción
  • Baja calidad de los productos
  • Desperdicio de recursos
  • Daños a la infraestructura de la empresa
  • Daños a la propiedad privada
  • Daños al medio ambiente
  • Lesiones menores
  • Lesiones mayores
  • Discapacidad y/o muerte

¿Cómo se clasifican los factores de riesgo?

Todos estos incidentes se traducen en la presencia de ciertos factores de riesgo que, de acuerdo con su naturaleza, se clasifican de la siguiente forma:

Mecánicos

Son aquellos capaces de generar daños por impacto de:

  • Partes móviles de máquinas
  • Caídas de objetos o vehículos
  • Cortes o perforaciones causadas por herramientas de trabajo

Físicos

Son aquellos capaces de generar daños por:

  • Vibración de maquinarias
  • Ruidos excesivos
  • Oscilaciones térmicas
  • Exposición a climas agresivos
  • Falta de iluminación
  • Mala calidad del aire
  • Altas concentraciones de polvo en suspensión
  • Corriente eléctrica
  • Incendios y explosiones

Químicos

Son aquellos capaces de provocar daños por:

  • Exposición a sustancias químicas
  • Productos gaseosos, líquidos o sólidos
  • Sustancias carcinógenas y mutagénicas
  • Componentes tóxicos, como corrosivos, irritantes y/o alérgenos, entre otros

Biológicos

Son aquellos capaces de provocar daños por:

  • Exposición a agentes infecciosos (bacterias, parásitos, virus y hongos) y alergénicos
  • Picaduras y mordeduras de animales o insectos venenosos

Radiológicos

Son aquellos capaces de provocar daños por exposición a radiaciones iónicas, láser, UV e IR, electromagnéticas y nucleares, entre otras.

Psicológicos

Capaces de provocar daños por:

  • Agresiones físicas o verbales en el lugar de trabajo
  • Acoso moral o sexual
  • Estrés gerencial
  • Exceso de cargas mentales (estrés y burnout)

El índice de peligrosidad de cada uno de estos factores de riesgo se expresa en la mayor o menor probabilidad de que el trabajador sufra consecuencias tales como lesiones corporales, enfermedades profesionales o alteraciones psicológicas.

Estas consecuencias pueden ser de dos tipos: 

Agudas o inmediatas: Las que se manifiestan en el mismo instante del accidente, como quemaduras, envenenamientos, contusiones o fracturas traumáticas, por ejemplo.

Crónicas o tardías: Las que se manifiestan a largo plazo, como por ejemplo enfermedades respiratorias, algunos tipos de cáncer y trastornos musculoesqueléticos permanentes.

¿Es posible alcanzar la meta de cero accidentes?

Una vez que identificamos los principales factores de riesgo asociados a los accidentes laborales, debemos diseñar una estrategia de seguridad que los elimine o, al menos, los reduzca al mínimo. 

Esto implica tomar todas las acciones necesarias para prevenir descuidos, errores, desconocimiento de normativas e irresponsabilidades de parte de los trabajadores y sus supervisores.

Muchas veces, es común que para alcanzar la “meta de cero accidentes” se hagan grandes inversiones en maquinarias o infraestructura de avanzada. 

Sin embargo, la meta de cero accidentes no se alcanza únicamente con equipos y tecnología de última generación.

La auténtica clave del éxito radica en promover las ventajas y beneficios del trabajo seguro entre todos los integrantes de la empresa, desde la alta dirección hasta los operadores de línea.

Medidas para alcanzar el objetivo de cero accidentes

Para lograr ese objetivo necesitamos aplicar una serie de medidas entre las cuales destacan las siguientes:

Identificar y eliminar peligros

Es fundamental identificar y eliminar todos los peligros presentes en el lugar de trabajo, tanto físicos como psicosociales.

Capacitar y concientizar al personal

Es importante que todos los trabajadores conozcan los riesgos a los que están expuestos, y sepan cómo protegerse a sí mismos y a los demás.

Aplicar programas de seguridad y salud

Establecer y mantener programas de seguridad y salud laboral es fundamental para reducir los riesgos de accidentes y cumplir las normativas. Un ejemplo de estos, son las pausas activas en el trabajo que reducen el estrés y el cansancio laboral.

Evaluar riesgos

Realizar evaluaciones de riesgos periódicas es esencial para identificar y mitigar cualquier peligro potencial.

Contar con protocolos de emergencia

Los protocolos de emergencia claramente definidos y conocidos por los trabajadores garantizan respuestas rápidas y efectivas ante accidentes o emergencias.

Distribuir EPP seguros y en buen estado

Proporcionar equipos de protección personal adecuados es esencial para proteger a los trabajadores de cualquier peligro.

Realizar mantenimiento preventivo

Estas tareas aseguran que toda la maquinaria y el equipo esté en buen estado y no constituya un foco de accidentes.

Fortalecer la comunicación

Establecer una buena comunicación entre trabajadores, supervisores y gerentes es esencial para garantizar un ambiente de trabajo seguro.

Asegurar la participación de los trabajadores

Involucrar a los trabajadores en la implementación y mantenimiento de los planes de seguridad, es vital para garantizar su efectividad.

Realizar monitoreo y seguimiento

Es fundamental monitorear y seguir de cerca el desempeño de seguridad, así como hacer los cambios necesarios para reducir el número de accidentes y cumplir las normas vigentes.

¿Cómo usar tecnología para alcanzar la meta de cero accidentes?

Implementar una cultura de seguridad preventiva representa un gran desafío estructural y logístico, que requiere aplicar numerosas estrategias y acciones, tanto de investigación como de supervisión y análisis.

Sin embargo, la tecnología permite disponer de diferentes aplicaciones y programas que nos ayudan a cumplir exitosamente esta compleja misión.

En DataScope somos plenamente conscientes del valor trascendental de esta tarea. Por eso ponemos a tu disposición soluciones, como formularios móviles y listas de verificación digitales, que optimizarán tus estrategias de seguridad laboral preventiva.

Mediante nuestro software y app móvil podrás, por ejemplo:

  • Llevar un registro de la tasa de accidentabilidad diaria
  • Supervisar las tareas de mantenimiento preventivo o predictivo.
  • Controlar la capacitación del personal.
  • Monitorear las charlas de seguridad periódicas.
  • Verificar el estado de los equipos de protección personal.
  • Optimizar la operatividad de los equipos de combate contra incendios.

Con DataScope puedes ejecutar estas y otras tareas en forma ágil y automática personalizando los formularios de acuerdo con las necesidades específicas de tu empresa.

Incluso podrás trabajar directamente en terreno, o en zonas geográficas alejadas, sin necesidad de estar siempre conectado a Internet.

🔔 Llegó TrabajoSeguro, el bot especializado en SST que estabas esperando!
Pruébalo ahora

Sobre el autor

Francisco Gonzalez

Comparte en

Suscribete a nuestro Newsletter