¿SST, HSE, HSEQ? ¿Cuál es el sistema más adecuado?

Tabla de Contenidos

Estas modernas metodologías de trabajo, que se basan en la combinación de diversas normas ISO, permiten optimizar el cuidado de la salud y seguridad laboral, minimizar el impacto de las actividades en el medio ambiente y orientarse hacia efectivos procesos de mejora continua.

El éxito de las empresas no se mide sólo en la calidad de sus productos o servicios. También reside en un sistema de gestión que haga más eficiente los procesos, optimice recursos, ahorre costos y, muy especialmente, ayude a mantener altos estándares de seguridad y salud laboral, y de cuidado medioambiental.

Sin embargo, para prevenir riesgos laborales, cumplir reglamentos de salud, cuidar la seguridad de la fuerza laboral o proteger el medio ambiente no basta sólo implementar políticas o lineamientos específicos para cada uno de estos puntos. 

También se necesita una estrategia de gestión integral, ágil y flexible, lo cual implica analizar, diagnosticar, planificar y ejecutar de manera armónica las acciones necesarias para alcanzar los objetivos estratégicos de la empresa u organización. 

Todo ello con la suficiente flexibilidad y capacidad de innovación para enfrentar oportunamente las eventuales contingencias y cambios de contexto.

Para enfrentar con éxito esta tarea, los expertos sugieren actuar a partir de los marcos de referencia establecidos por las normas ISO: 9001:2015, ISO 14001:2015 e ISO 45001:2018 en las áreas de Calidad, Salud, Seguridad y Ambiente. Esto permitirá crear Sistemas Integrados de Gestión (SIG) adaptados a los distintos modelos organizacionales y a sus respectivos desafíos. 

De este modo, será posible proteger la salud de los colaboradores, mejorar las condiciones de trabajo, minimizar el impacto ambiental de las actividades ejecutadas y, simultáneamente, optimizar la calidad de los procesos, productos y servicios.

Tipos de Sistemas de Gestión

Para garantizar la mejora efectiva de estos procesos, es imprescindible contar con un SGI que permita alcanzar todos los objetivos estratégicos planteados, y que en forma simultánea cumpla con las respectivas regulaciones estipuladas por la normativa legal vigente en cada país. 

Esto sólo se logra mediante el diseño y aplicación de buenas prácticas laborales rentables, sostenibles y altamente amigables con el medio ambiente. Todo ello, enmarcado en un proceso de mejora continua y de orientación permanente a la calidad.

En tal sentido, existen tres tipos de SIG específicos, que se clasifican de acuerdo con las variables consideradas en su aplicación, y que varían de acuerdo con las características propias de cada empresa y sus respectivas metas estratégicas.

1. Gestión de Salud y Seguridad (SST)  

El nivel más básico de los sistemas integrados de gestión corresponde a los de Salud y Seguridad en el Trabajo (SST), cuyo objetivo específico es optimizar las condiciones y el ambiente laboral donde los colaboradores ejecutan sus actividades cotidianas. 

Para ello, integra desde las respectivas políticas de Salud y Seguridad Laboral hasta las acciones de mejora correspondientes, de manera de poder identificar, minimizar, evaluar y controlar los riesgos que afecten la seguridad y salud de la fuerza laboral.

2. Sistemas SSOMA/HSE

Un nivel más avanzado corresponde a los Sistemas de Gestión de Seguridad, Salud Ocupacional y Medio Ambiente, también conocidos como SSOMA o HSE (siglas en inglés de Health, Security and Environment).

Este sistema de gestión debe prever y controlar todos los riesgos a los cuales están expuestos tanto los colaboradores, como los bienes de la empresa; así como también prevenir y/o mitigar cualquier daño que las actividades propias de la empresa u organización provoquen al medio ambiente. Su principal beneficio es la optimización de tareas, la reducción de costos y la minimización del impacto ambiental. Además facilitan el cumplimiento de las leyes y reglamentos asociados a estos temas, así como la optimización de los procesos productivos.

Para garantizar que los sistemas de gestión SSOMA/HSE ayuden al cumplimiento de los estándares legales nacionales e internacionales de salud, seguridad y medio ambiente, se debe aplicar un extenso proceso de control y monitoreo sobre cada una de estas variables. 

Del mismo modo, hay que promover “buenas prácticas laborales” mediante una serie de políticas que permitan supervisar la correcta aplicación de las normas de salud y seguridad interna, el correcto uso de los equipos de protección individual (EPIs), y la gestión efectiva de los riesgos ambientales asociados a cada actividad específica.

3. Sistemas HSEQ

La variante más detallada de este conjunto de políticas integradas corresponde a los sistemas HSEQ (Health, Security, Environment and Quality), los cuales integran la variable de “calidad” a la gestión organizacional de Salud, Seguridad y Ambiente. 

Estas metodologías permiten, mediante un trabajo ágil, proactivo y estructurado a partir de una cultura de mejora continua, mejorar la protección de la salud de los colaboradores, el control de riesgos y el cuidado del medio ambiente. 

También hacen posible maximizar la calidad de los productos y/o servicios entregados, lo cual se traduce en mayor excelencia y rentabilidad global.

¿Cuál sistema es el más adecuado?

Sin ninguna duda, implementar un SIG representa siempre una gran ventaja para cualquier organización. Sin embargo, si se conoce en detalle el contexto de cada una se obtendrá un mayor beneficio, pues será posible escoger aquel quesea más adecuado a sus características y necesidades organizacionales. 

Para optar por la alternativa más adecuada, se debe actuar sobre la base de los siguientes criterios:

  • Si la empresa u organización, sólo desea cumplir la legislación vigente y mejorar las condiciones de seguridad y salud laboral de sus colaboradores, la opción es un SST.
  • Por el contrario, si se requiere un Sistema Integrado de Gestión que abarque simultáneamente las áreas de Salud, Seguridad, y Ambiente, la mejor alternativa es un SSOMA/HSE.
  • Pero si además se precisa controlar u optimizar la Gestión de Calidad, la mejor decisión será, indudablemente, optar por el HSEQ.

Ventajas y beneficios generales

Integrar en un sistema de gestión común las diversas normas ISO inherentes a estas áreas no es una tarea compleja. Por el contrario, sus estructuras tienen numerosos parámetros en común que facilitan dicha tarea.

Esto permite, en consecuencia, obtener diversos beneficios para el trabajo estratégico de las empresas, entre los cuales destacan los siguientes: 

  • Adaptarse fácilmente a la legislación en Seguridad, Salud Laboral y Protección del Medio Ambiente de cualquier país.
  • Integrar efectivamente las Normas ISO 9001:2015, ISO 14001:2015, ISO 45001:2018, así como el Anexo SL, para incrementar la probabilidad de contar con una certificación exitosa.
  • Optimizar el control de riesgos, impactos y oportunidades.
  • Estructurar el desarrollo de tareas y la orientación al logro, a partir de objetivos e indicadores de gestión cuantificables.
  • Garantizar una adecuada y eficiente gestión de la salud ocupacional.
  • Mejorar el programa de inspecciones de salud y seguridad ocupacional, así como el oportuno monitoreo de los respectivos factores de riesgo.
  • Fomentar la participación, comunicación y toma de conciencia de los colaboradores.
  • Optimizar la gestión de accidentes, incidentes y enfermedades ocupacionales.
  • Planificar y dar respuestas asertivas a los diversos planes de emergencia.
  • Efectuar un correcto seguimiento a las tareas ejecutadas, así como evaluar oportunamente el cumplimiento legal y orientarse a la mejora continua.

La importancia del apoyo digital

Si bien contar con un SIG adecuado a las características físicas y operacionales de cada empresa, es un paso trascendental para asegurar el éxito de sus políticas de seguridad laboral, protección de salud y cuidado del medioambiente, también es importante asegurar que los sistemas aplicados cuenten con un respaldo que permita su correcta implementación.

En tal sentido, es fundamental contar con la ayuda de un software especializado que brinde adecuado nivel de automatización de tareas, ya que esta asegura una implementación rápida y eficaz del Sistema de Gestión. Por ejemplo, contar con una lista de verificación digital, operada desde dispositivos móviles conectados a redes 5G, asegura una mejor ejecución y seguimiento de tareas, lo cual reducirá costos y optimizará los recursos disponibles.

Variables que también son esenciales para implementar una adecuada política de mejora continua.

En DataScope contamos con avanzadas soluciones y app que le ayudarán a dar estos decisivos pasos para asegurar el éxito y la competitividad de su empresa.

También podría interesarte

Visítanos y únete a la Revolución Digital con DataScope

¡Aprende a dejar de usar papel hoy mismo!

Sobre el autor

Francisco Gonzalez
Francisco Gonzalez

Comparte en

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos contenido cómo este directo a tu mail, una vez al mes con todas las novedades.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *