Normas claves para la seguridad y salud laboral

Tabla de Contenidos

El elevado número de enfermedades y accidentes del trabajo que año tras año se registran en todo el mundo, incluido Chile, exige que las empresas tengan absoluta claridad de las leyes, reglamentos y normas que se aplican en este campo. Sólo de este modo, asegurarán la salud laboral y, en definitiva, el éxito de sus objetivos estratégicos.

El éxito empresarial debe construirse sobre bases sólidas de confianza, lo cual incluye una permanente seguridad y protección de la fuerza laboral. Un aspecto que, según los últimos estudios de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, aún está muy al debe en todo el mundo. De hecho, las malas condiciones de trabajo provocan que, cada año, cerca de 2 millones de trabajadores sufra enfermedades y traumatismos que, incluso, provocan la muerte.

Según estimaciones conjuntas de la OIT y la Organización Mundial de la Salud, OMS, la mayoría de estas muertes se deben a enfermedades no transmisibles, incluyendo afecciones respiratorias y cardiovasculares. Entre estas, destacan las siguientes: 

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (450.000 muertes).
  • Accidentes cerebrovasculares (400.000 muertes).
  • Cardiopatía isquémica (350.000 muertes). 

A su vez, los traumatismos causados por accidentes del trabajo, como caídas, golpes, derrumbes, explosiones y otros eventos similares, causaron 360.000 decesos, que equivalen al 19% del total de fatalidades registradas en un año.

Principales factores de riesgo contra la salud laboral

Estas cifras se contabilizaron en un estudio de 2016, el cual consideró los 19 factores más comunes de riesgo ocupacional, como exposición a largas jornadas laborales, contaminantes presentes en el aire, asmágenos y sustancias carcinógenas. A estos se suman la presencia de riesgos ergonómicos y exceso de ruido. 

De todas estas variables, la más recurrente fue la exposición a largas jornadas laborales (generalmente más allá de los límites legales establecidos), que causó 750.000 muertes en un año.

A su vez, la exposición en el lugar de trabajo a contaminación del aire (partículas en suspensión, gases y humos) provocó otras 450.000 muertes, lo cual da clara cuenta de la incapacidad de muchas empresas para cumplir los estándares mínimos de seguridad establecidos por las leyes respectivas.

Una situación que no sólo afecta la vida de las personas y la propia competitividad de las empresa, sino que también impacta negativamente en los sistemas de salud (en una época particularmente compleja como la actual) y puede generar un efecto catastrófico en los ingresos de los hogares.

Y si bien a nivel mundial las muertes por enfermedades y accidentes laborales se han reducido en 41% en todo el mundo durante el período 2000-2016, el hecho de que aún fallezcan más 1.500.000 trabajadores cada año, demuestra que no todos los países y organizaciones realizan un esfuerzo equitativo. 

A juicio del Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, «es chocante ver cómo tantas personas mueren literalmente a causa de su trabajo, por ello queremos hacer una llamada de atención a los países y las empresas, para que mejoren y protejan la salud y la seguridad de los trabajadores, cumpliendo sus compromisos de proporcionar una cobertura universal de servicios de salud y seguridad en el trabajo.»

Mejorar el conocimiento y aplicación de las regulaciones

El mismo informe conjunto de la OMS y la OIT muestra que se necesitan más medidas para garantizar lugares de trabajo más sanos, seguros, resilientes y justos desde el punto de vista social. Así como fortalecer la aplicación y promoción de adecuados programas de prevención de riesgos en cada empresa, acordes con las respectivas legislaciones y recomendaciones internacionales.

Cada factor de riesgo expuesto anteriormente, requiere un conjunto único de acciones preventivas, que deben llamar la atención tanto de los gobiernos, como de los empresarios y los propios trabajadores. 

Por ejemplo, prevenir la exposición a largas jornadas laborales requiere un acuerdo sobre los límites máximos saludables del tiempo de trabajo. Mientras que para reducir la exposición a la contaminación del aire en el lugar de trabajo, se recomienda el control del polvo y mejorar la ventilación.

A su vez, para prevenir los accidentes derivados de traumatismos o exposición a equipos o instalaciones que puedan causar quemaduras o descargas eléctricas, se sugiere controlar en forma adecuada la entrega y distribución de equipos de protección personal, EPP.

El informe también establece que un número desproporcionadamente elevado de muertes relacionadas con enfermedades o accidentes se produce entre trabajadores de Asia meridional y el Pacífico occidental, incluyendo Latinoamérica. Así como en hombres mayores de 54 años.

«Estos casi dos millones de muertes por el descuido de la salud laboral son evitables. Es necesario tomar medidas basadas en las investigaciones disponibles para abordar la naturaleza evolutiva de las amenazas para la salud relacionadas con el trabajo», enfatiza la Dra. María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS. 

«Garantizar la salud laboral y la seguridad de los trabajadores es una responsabilidad compartida del sector de la salud y del trabajo, así como de gobiernos y empresas, al igual que no dejar a ningún trabajador atrás en este sentido. En el espíritu de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, los sectores de la salud y el trabajo deben actuar juntos, mano a mano, para garantizar la eliminación de esta gran carga de morbilidad», agrega la especialista.

En el informe de OMS y OIT también se asegura que es probable que “la carga total de morbilidad relacionada con el trabajo sea mucho mayor, ya que en el futuro habrá que cuantificar las pérdidas de salud derivadas de varios otros factores de riesgo ocupacional. Además, los efectos de la pandemia de COVID-19 añadirán otra dimensión a esta carga, que deberá ser reflejada en futuras estimaciones”. 

Todo ello deriva, entonces, en reforzar tanto el conocimiento de la legislación de salud laboral y protección laboral vigente, así como en fiscalizar su correcta aplicación en todo nivel, y trabajar porque aquellas normas que hayan perdido vigencia, se actualicen acorde con los cambios y desafíos actuales.

«Las normas internacionales del trabajo y las herramientas y directrices de la OMS y la OIT ofrecen una base sólida para poner en marcha sistemas de seguridad y salud en el trabajo sólidos, eficaces y sostenibles a diferentes niveles. Su aplicación debería ayudar a reducir significativamente estas muertes y discapacidades,» manifiesta Vera Paquete-Perdigao, directora del Departamento de Gobernanza y Tripartismo de la OIT.

¿Cuál es el marco legal en chile?

El desafío del Sistema de Seguridad Social presente en nuestro país, a través de las Políticas de Seguridad y Salud en el Trabajo, es prevenir, disminuir o eliminar las fuentes de riesgos laborales y brindar mayor protección frente a todas aquellas situaciones que puedan romper el equilibrio físico, mental y/o social de un trabajador.

Para esto se han generado distintos mecanismos legales imprescindibles para la protección frente a enfermedades y accidentes del trabajo, entre los cuales se cuentan el Reglamento sobre Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas en los Lugares de Trabajo; la Certificación de Calidad de Elementos de Protección Personal contra Riesgos ocupacionales; y el Seguro Social Obligatorio contra Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales. 

Todos ellos se encuentran vigentes hasta hoy, y deben ser conocidos y aplicados por todas las empresas y organizaciones.

Todas estas iniciativas en materia de seguridad y salud en el trabajo se orientan a mejorar la calidad de vida y la dignidad humana en el ámbito laboral, así como garantizar la adhesión del Estado de Chile a los distintos tratados internacionales que promueven el reconocimiento de los Derechos fundamentales al ser humano.

Las normas vigentes en nuestro país sobre protección al trabajador en materia de Salud y Seguridad están contenidas en los siguientes cuerpos legales:

  • La Ley 16.744 sobre Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, y sus decretos auxiliares.
  • Código del Trabajo (artículos 184 y siguientes).
  • Código Sanitario Libro III: “De la Higiene y Seguridad del Ambiente y de los Lugares de Trabajo”.
  • Otros textos legales particulares, dado que algunas entidades empleadoras están sometidas a legislación y fiscalización especiales, en razón de su actividad particular.
  • Seguro contra Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales.

Para una oficina con salud laborar garantizada, es necesario contar con toda la información pertinente a estos cuerpos legales, así como realizar una capacitación constante de los equipos y áreas encargados de aplicar las normas de salud y seguridad en el trabajo.

También hay que adoptar las medidas que aseguren atender todos los aspectos involucrados, como las herramientas utilizadas en la empresa, las máquinas operadas, las condiciones ergonómicas presentes en el lugar de trabajo, los agentes contaminantes ambientales o químicos, y los elementos de protección personal que se requieren en cada instalación y actividad particular.

Ello permitirá prevenir y proteger la ocurrencia de un accidente laboral, sea de trayecto o presencial, y de cualquier enfermedad profesional que afecte a los trabajadores. Sean estos dependientes (con contrato de trabajo) o independientes (a honorarios o por cuenta propia).


¡Descarga la app de DataScope y comienza ya!

DataScope es la herramienta ideal para eliminar el uso del papel, ahorrar tiempo y recolectar datos de forma eficiente desde terreno. Permite a las empresas agilizar, organizar y evaluar el trabajo en terreno gracias a sus formularios online, que proporcionan indicadores en tiempo real, 100% adaptables a cualquier área. Con DataScope, su equipo de trabajo puede responder formularios móviles personalizados desde sus teléfonos o tablets, con o sin conexión, a través de la app.

También podría interesarte

Visítanos y únete a la Revolución Digital con DataScope

¡Aprende a dejar de usar papel hoy mismo!

Sobre el autor

Francisco Gonzalez
Francisco Gonzalez

Comparte en

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos contenido cómo este directo a tu mail, una vez al mes con todas las novedades.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.