Tips para construir una buena cultura organizacional

Tabla de Contenidos

La “personalidad” de una empresa es fundamental para alcanzar el éxito y los objetivos generales. Por ello, es necesario que tanto líderes como equipos aporten su esfuerzo diario para consolidar una buena cultura organizacional y un espíritu común y conocido por todos, donde se enfaticen la cooperación, la interacción, el trabajo, los valores y el reconocimiento del esfuerzo realizado.

En el actual escenario de transformación tecnológica y cultural, gran parte del éxito de las empresas depende, de su cultura organizacional. Es decir, de la “personalidad” de la compañía. Característica que, al igual que en todas las personas, siempre debe estar en constante evolución y crecimiento.

Aunque se trata de una estrategia lógica y conocido, su aplicación no es fácil, por cuanto requiere que tanto la empresa como sus colaboradores estén alineados con los objetivos estratégicos generales. Al mismo tiempo, es necesario optimizar y reforzar habilidades claves como el liderazgo, la empatía y la comunicación efectiva, que son claves para construir y consolidar un clima laboral positivo.

Importancia de la cultura organizacional

Técnicamente, este concepto define las normas y principios a partir de los cuales se rige toda empresa u organización. En otras palabras, engloba todos los aspectos más importantes de su “personalidad” como, por ejemplo, la ética profesional, el desempeño laboral, las creencias del equipo y hasta la forma cómo debe estructurarse el ambiente interno.

Su importancia radica en que representa el núcleo vital de la empresa. Sin ella, esta carecería de las bases fundamentales para llevar a cabo una operación sólida y exitosa. Por ello, todas las organizaciones que se preocupan de optimizar su cultura organizacional alcanzan mejor posicionamiento de mercado. Esto se traduce, a su vez, en más competitividad y éxito comercial.

Del mismo modo, las empresas que fomentan una buena cultura organizacional, no solo impulsan acciones para mejorar el clima interno, sino que también proyectan una positiva imagen corporativa hacia su público objetivo, lo cual las posiciona mejor respecto de su competencia.

Esto permite que la cultura organizacional sea un pilar clave para el crecimiento, y al mismo tiempo, para atraer y fidelizar al mejor talento disponible.

Cómo consolidar una buena cultura organizacional

Si bien la mayoría de las estrategias orientadas a mejorar el clima organizacional se estructuran sobre la base de las relaciones entre los distintos integrantes del equipo, este no es el único aspecto a considerar. También hay que considerar elementos igualmente importantes, como la estructura jerárquica, las característica del liderazgo interno y las habilidades de comunicación efectiva, entre otros factores que definen la cultura de la empresa.

Aunque la distinta composición de las organizaciones impide que haya soluciones únicas e inamovibles, los expertos en gestión de personas destacan diez pasos sencillos y prácticos que todo líder de empresas o equipos puede aplicar, tanto en el corto como largo plazo.

Transparencia ante todo

Esta cualidad no sólo es positiva para los empleados, sino para toda la organización en su conjunto. Una cultura empresarial transparente impacta a toda la organización y, además, genera colaboradores altamente comprometidos con los objetivos generales.

La base de esta transparencia es la confianza. Por ello, si se desea contar con una cultura abierta y transparente, hay que asegurar que el equipo disponga de herramientas modernas de comunicación y colaboración. 

Esto implica modernizar los equipos dispuestos para tal fin, especialmente si los colaboradores desempeñan sus funciones en modalidad de teletrabajo o híbrida. En tales circunstancias, hoy mayoritarias en el mercado laboral, es imperativo tener canales de comunicación eficientes y fáciles de operar, que permitan conexión constante y faciliten el traspaso de información. 

Reconocer y recompensar las contribuciones valiosas

Recientes estudios publicados en USA y Europa demuestran que las empresas que enfatizan el reconocimiento de su gente tienen menores tasas de rotación. De hecho, los empleados que no se sienten reconocidos tienen el doble de probabilidades de renunciar en un año, mientras que en las empresas con mejor “cultura de reconocimiento, dicha tasa es 31% menor.

Para aplicar esta mejora en la cultura organizacional se debe identificar aquellos comportamientos y resultados que estén alineados con los objetivos y valores de la empresa, para así reconocerlos y recompensarlos con la mayor frecuencia posible.

Claro que si se aspira a consolidar un cambio aún más significativo, se debe lograr que este reconocimiento sea generalizado dentro del propio equipo. Más aún, hay que promover una cultura donde los equipos reconozcan colectivamente el aporte de otros equipos, lo cual contribuirá a consolidar el espíritu de compañerismo.

Propiciar relaciones sólidas

La existencia de lazos sólidos entre los compañeros de trabajo impulsará aún más su compromiso con la organización y los objetivos generales. Sin embargo, esto no sucede en forma espontánea. Es necesario que las empresas y sus liderazgos propicien instancias de mayor cercanía e intercambio, como, por ejemplo, mediante estrategias de “gamificación”, o bien, fomentando instancias de encuentros sociales, tanto dentro como fuera de la empresa.

Estimular la autonomía

El éxito del desempeño laboral no se basa en una supervisión constante y desgastante. Es necesario estimular la autonomía y proactividad de los colaboradores, confiando en sus competencias y capacidades para llevar a cabo las asignaciones que se les entreguen.

Ello estimulará su confianza y autonomía, de modo tal que cada trabajador se sentirá empoderado, no sólo para cumplir sus metas y plazos, sino para proponer nuevas formas de acción e, incluso, para anticipar escenarios, crisis y contingencias. 

Contribuir a la flexibilidad

La mayoría de las empresas exitosas ya comprendieron que no pueden quedarse ancladas a los paradigmas del pasado. Hoy los colaboradores valoran la flexibilidad y gran parte de los nuevos talentos “exigen” jornadas que no impliquen, por ejemplo, estar siempre sentados tras un escritorio lejos de sus familias.

Esto contribuye a consolidar la fidelidad organizacional y además reduce significativamente la rotación del personal. 

Transmitir propósito y pasión

Las investigaciones más recientes confirman la importancia que implica tener un “trabajo con sentido y propósito”. De hecho, gran parte de los profesionales y directivos jóvenes valora estas características más que el salario y las compensaciones físicas.

Pero no es una misión compleja. Implica, sencillamente, que el trabajador tenga certeza de que su labor contribuye a que el mundo sea un mejor lugar. Por ello, son los líderes quienes deben consolidar esa visión, a través de un cuidadoso coaching permanente.

Según explican los expertos en gestión de talento, si los colaboradores estiman que su trabajo tiene trascendencia social, moral o ética, aumenta su rendimiento, motivación, satisfacción y capacidad de aprendizaje. 

Promover espíritu de equipo

Los equipos no son simples grupos de personas a los cuales hay que liderar o dirigir. Son integrantes de un todo vital y, al igual que las distintas parte del cuerpo humano, cada uno de ellos es importante en la medida que interactúa de manera consciente y proactiva con otros. 

Este cambio de mentalidad implica dirigir a un equipo unificado hacia objetivos concretos, y preocuparse de que todos avancen en la misma dirección. Allí radica la clave del éxito profesional y organizacional.

Aportar retroalimentación constante

Esta característica va mucho más allá de dar instrucciones y asegurarse de que fueron entendidas por todos. Implica proporcionar a los colaboradores las herramientas que necesitan para mejorar y crecer en conjunto con la empresa.

También exige tener habilidad para escuchar opiniones o sugerencias, así como incorporar de manera efectiva aquellas que sean valiosas para la consecución exitosa de los objetivos comunes. Sin importar si se trata de ideas transmitidas por gerentes, jefes o subordinados. 

Para lograr este cambio pueden enviarse encuestas periódicas de participación, realizar reuniones de equipo o establecer canales de comunicación directos entre líderes y trabajadores, entre otras opciones.

Respetar la misión, visión y valores generales

Esto implica mucho más que imprimir volantes o diseñar secciones tipo en las páginas web institucionales. Representa la necesidad de que los objetivos de una organización, así como los procedimientos diseñados para alcanzarlos, sean conocidos, valorados y aplicados por cada uno de los integrantes.

Para ello es necesario desarrollar valores centrales genuinos y mantenerse fiel a ellos, así como promover que el equipo los siga y, ante todo, los entienda e incorpore en su trabajo cotidiano.

Dedicar a la cultura organizacional el esfuerzo y tiempo que merece

Construir una cultura organizacional valiosa demanda tiempo y energía. No es algo que se logra de la noche a la mañana, sino que se levanta y solidifica a medida que la misión y valores de la empresa se consolidan al interior de toda la organización.

Por ello, si no se asigna el tiempo y esfuerzo necesarios para construir una cultura organizacional valiosa, el resultado será sólo una especie de “trabajo por cumplir” que no reportará beneficios a nadie. Ni a la gerencia ni a los trabajadores. 

Una cultura realmente sólida debe ser también algo vivo y siempre en progreso, que tenga la capacidad de adaptarse a los cambios de escenario y, al mismo tiempo, crecer junto con quienes la adoptan en sus conductas diarias.


¡Descarga la app de DataScope y comienza ya!

DataScope es la herramienta ideal para eliminar el uso del papel, ahorrar tiempo y recolectar datos de forma eficiente desde terreno. Permite a las empresas agilizar, organizar y evaluar el trabajo en terreno gracias a sus formularios online, que proporcionan indicadores en tiempo real, 100% adaptables a cualquier área. Con DataScope, su equipo de trabajo puede responder formularios móviles personalizados desde sus teléfonos o tablets, con o sin conexión, a través de la app.

También podría interesarte

Visítanos y únete a la Revolución Digital con DataScope

¡Aprende a dejar de usar papel hoy mismo!

Sobre el autor

Francisco Gonzalez

Comparte en

Suscribete a nuestro Newsletter