Pasos para implementar un exitoso plan de evacuación y emergencia

Tabla de Contenidos

En caso de enfrentar contingencias graves como incendios, emanaciones tóxicas, explosiones, inundaciones o terremotos, se requiere de un plan de evacuación y emergencia estricto, minucioso y conocido en detalle por todos los trabajadores.

La competitividad de las empresas no solo se refleja en el constante perfeccionamiento de sus sistemas productivos. 

También exige optimizar al máximo la seguridad de los espacios de trabajo, para así proteger la salud e integridad de los trabajadores. Especialmente en aquellas industrias que, por sus características o ubicación geográfica, tienen mayor riesgo de siniestralidad.

Esto es esencial para enfrentar y mitigar, por ejemplo, las consecuencias de contingencias graves como explosiones, incendios, emanaciones tóxicas, terremotos, tormentas e inundaciones, entre otras posibilidades. 

Para alcanzar este objetivo las empresas necesitan contar con un Plan de Evacuación y Emergencia que permita a sus trabajadores actuar en forma coordinada y efectiva, ante cualquiera de estas situaciones. 

¿Por qué las empresas necesitan un Plan de Evacuación y Emergencia?

El objetivo central de un Plan de Evacuación y Emergencia es brindar la organización y los conocimientos necesarios para controlar, o bien, minimizar las consecuencias de cualquier contingencia o emergencia que se produzca en la empresa.

Para ello, es indispensable que los contenidos del plan permitan:

  1. Conocer el lugar de trabajo y sus instalaciones, para determinar el peligro existente en los diferentes sectores, así como los medios de protección disponibles y las necesidades prioritarias durante una contingencia.
  2. Conocer todas las posibles causas de una emergencia, incluyendo aquellas provocadas por el trabajo en sí mismo, como por el entorno natural y social (incendios, explosiones, terremotos, inundaciones, tormentas, huelgas o desórdenes públicos, entre otras).
  3. Mitigar el impacto de las emergencias, mediante información técnica y operacional detallada, que permita al personal actuar de forma rápida, efectiva y segura.

¿Qué variables críticas hay que considerar al implementar un Plan de Evacuación y Emergencia?

Para que el plan sea efectivo es necesario regular diversas variables críticas tales como:

  • Uso obligatorio y permanente de equipos de protección personal, en caso de ser necesarios.
  • Diseño y mantención de vías de escape debidamente señalizadas.
  • Habilitación de zonas seguras dentro o fuera de la empresa (según sus características).
  • Implementación de protocolos de evacuación conocidos por todo el personal.

El éxito de todo Plan de Evacuación y Emergencia radica, asimismo, en brindar constante preparación teórica y práctica a los trabajadores, para que sigan al pie de la letra todas las instrucciones previamente establecidas.

Todo ello para prevenir, o mitigar, el impacto que los accidentes laborales o las catástrofes naturales pueden tener sobre la salud e integridad de las personas.

¿Qué debe contener un Plan de Evacuación y Emergencia?

El Plan de Evacuación y Emergencia debe estructurarse en un documento escrito, que contenga el conjunto de medidas de protección y prevención previstas por la empresa.

En este documento se analizarán las posibles situaciones de emergencia y se establecerán las medidas necesarias para llevar a cabo acciones tales como:

  • Evacuar total o parcialmente a los trabajadores.
  • Activar a las brigadas de emergencia de la empresa.
  • Aplicar primeros auxilios al personal afectado.
  • Contactar a servicios de ayuda externa, en caso de que haya trabajadores heridos que necesiten atención urgente.

También es indispensable que el plan considere y analice todas las posibles situaciones de emergencia, de modo tal que se adopten las medidas necesarias para prevenirlas y mitigarlas. 

Asimismo, se debe designar al personal encargado de poner en práctica estas medidas y comprobar, periódicamente, que realiza su trabajo en forma oportuna y eficiente.

Dicho personal debe contar con formación técnica o profesional y disponer del material adecuado para realizar sus funciones específicas, teniendo en cuenta cada una de las circunstancias de riesgo posibles (incluyendo accidentes del trabajo y desastres naturales).

Para que el Plan de Evacuación y Emergencia sea exitoso requiere de un constante trabajo en equipo, por ello es necesario que la empresa informe a todos sus trabajadores lo siguiente:

  • Tipos de riesgos presentes en el lugar de trabajo (sea por características propias de la actividad como por eventuales amenazas ambientales).
  • Medidas preventivas diseñadas para enfrentar estos riesgos.
  • Acciones previstas para proceder a la evacuación parcial o total de las instalaciones de la empresa, según cada caso

También es fundamental que la dirección de la empresa organice redes de contacto con entidades externas, para cubrir aspectos vitales como asistencia médica de urgencia, salvamento de personal atrapado y lucha contra incendios, entre otras variables.

De este modo se garantizará mayor rapidez y eficacia para actuar antes, durante y después de la emergencia.

Elementos importantes para el diseño de un plan de evacuación y emergencia

¿Cómo se elabora un Plan de Evacuación y Emergencia?

Para elaborar correctamente un Plan de Evacuación y Emergencia, es necesario ceñirse a los siguientes parámetros:

Primer Paso: Identificar las distintas situaciones de emergencia

Se identifican los tipos de riesgos y su gravedad mediante una investigación inicial, que incluye la aplicación de una “matriz de análisis de riesgos”.

En este punto es especialmente crítico considerar las características de los distintos procesos productivos, sus condiciones estructurales y el entorno que los rodea (por ejemplo, un incendio químico no tiene el mismo efecto en un barrio industrial que en el centro de una ciudad).

Por ello, es necesario:

  • Identificar las instalaciones, sus emplazamientos y accesos.
  • Describir las áreas de trabajo y el riesgo potencial.
  • Identificar la infraestructura y equipamiento crítico asociado (como instalaciones de agua, gas, equipos contra incendios, señalización, alumbrado de emergencia y sistemas de aviso, entre otros).
  • Nombrar a las personas encargadas de aplicar el plan, y establecer los respectivos turnos.

A partir de estos análisis podemos establecer que las causas más comunes de emergencias, son las siguientes:

  • Riesgos de la propia actividad, como incendios, explosiones, fugas, derrames o emanaciones tóxicas y/o radioactivas, entre otros.
  • Relacionadas al entorno tecnológico, como contingencias en industrias anexas, accidentes en obras de construcción próximas y colisiones de vehículos de carga en calles aledañas.
  • Riesgos del entorno natural, como inundaciones, tormentas eléctricas, incendios forestales, nevadas, granizadas y avalanchas, entre otros.
  • Asociadas al entorno social, como huelgas, sabotajes, asaltos, atentados o incendios intencionales, entre otros.

Segundo Paso: Evaluar la gravedad de las emergencias

Existen diversas metodologías de evaluación que ayudan a identificar las distintas situaciones de emergencia, en función de cada tipo de riesgo.

Ello permite, a su vez, establecer las respectivas medidas preventivas y de mitigación. 

A partir de la gravedad específica, podemos determinar los siguientes tipos de emergencias:

1. Conato de emergencia

Es una situación de baja gravedad que puede neutralizarse con los medios materiales y humanos disponibles en la empresa y próximos al lugar del accidente (por ejemplo, un amago de incendio focalizado).

2. Emergencia parcial

Es una situación que no puede neutralizarse de forma inmediata con los medios presentes en la empresa, y que requiere de otros medios humanos y materiales más especializados y complejos. En estos casos la evacuación puede ser solo parcial (por ejemplo, la emanación de gases tóxicos desde un depósito de combustible).

3. Emergencia general

Es una situación que supera la capacidad de actuación de la empresas y sus brigadas de emergencia, por lo que se debe pedir ayuda externa y evacuar totalmente las instalaciones (por ejemplo, la explosión de una planta química).

4. Emergencia de protección civil (o extraordinaria)

Es una situación de riesgo colectivo causada por un evento que pone en peligro inminente a gran número de personas o bienes. Exige gestión rápida de los poderes públicos para mitigar los daños y evitar que se convierta en una catástrofe (por ejemplo, un terremoto).

Tercer Paso: Planificación de la emergencia

Una vez analizadas las posibles situaciones de emergencia, se establecen los medios materiales y humanos necesarios para enfrentarlas, estableciendo las directrices necesarias en materia de prestación de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de trabajadores. 

Esta planificación también incluye:

  • Establecer contacto con servicios externos.
  • Determinar la periodicidad con que se comprobará el correcto funcionamiento del plan.
  • Designar y formar equipos entrenados para prevenir y enfrentar las diversas contingencias en las empresas.

Asimismo, todo el personal, sin excepción, debe conocer las medidas contempladas en el Plan de Emergencia y Evacuación, así como cumplir siempre las indicaciones del personal designado para actuar en estas situaciones.

Esto considera entrenar, capacitar y reforzar, en forma permanente, los conocimientos de cada uno de los trabajadores.

Redacta tu propio plan de emergencia con esta plantilla gratuita

¿Cómo diseñar un adecuado Plan de Evacuación?

Si la emergencia declarada requiere evacuar parcial o totalmente la empresa, es importante que todos los trabajadores tengan claros los procedimientos y protocolos a seguir. 

Esto exige lo siguiente:

  • Usar siempre los elementos de protección personal.
  • Conocer los procedimientos de evacuación y seguir las instrucciones del personal a cargo.
  • Contar con vías de evacuación horizontales y/o verticales, equipos de combate contra incendios, duchas de emergencia y material para brindar primeros auxilios.

Pasos para un procedimiento de evacuación exitoso

Para que el procedimiento de evacuación sea exitoso, debe ceñirse a los siguientes parámetros:

  • Las vías de evacuación deben garantizar, por número, capacidad y ubicación, una salida segura, rápida y expedita de todos los trabajadores hacia las zonas de seguridad respectivas.
  • Las puertas de salida no deben abrirse en sentido contrario a la evacuación, deben estar perfectamente señalizadas y permanecer libres de cualquier obstrucción.
  • Las puertas de salida pueden mantenerse parcialmente cerradas cuando no hay emergencias, pero nunca deben estar con llave, candados u otros medios que impidan su fácil apertura.

Asimismo, las normas legales vigentes de seguridad laboral establecen que los espacios de trabajo y las vías de evacuación siempre deben:

  • Contar con señalización visible, que identifique tanto las zonas de peligro (indicando el agente y/o condición de riesgo), como las vías de escape y las áreas de seguridad establecidas.
  • Informar el uso de Elementos de Protección Personal, por medio de señalización visible y permanente.
  • Utilizar símbolos, imágenes y palabras de fácil comprensión, que cumplan con la regulación vigente de cada país. Algunas leyes, como las de Chile, también establecen que las instrucciones de evacuación deben aparecer en el idioma oficial y en otras lenguas de uso masivo entre los colaboradores (como por ejemplo, Mapudungun Mapuche y Créole Haitiano, entre otras).

En DataScope conocemos el valor de contar con un Plan de Emergencia y Evacuación eficiente y exhaustivo. 

Por eso, ponemos a tu disposición una herramienta tecnológica que te permitirá chequear de manera permanente, ágil y segura cada una las etapas de su diseño, implementación y seguimiento.

Revisa el estado de tus extintores con este template digital gratuito
🔔 Llegó TrabajoSeguro, el bot especializado en SST que estabas esperando!
Pruébalo ahora

También podría interesarte

Sobre el autor

Francisco Gonzalez

Comparte en

Suscribete a nuestro Newsletter