¿Cómo elegir una estrategia de mantenimiento?

Tabla de Contenidos

Al elegir una estrategia de mantenimiento para un equipo determinado, puede ser tentador elegir la opción más efectiva o la menos costosa. Elegir la estrategia de mantenimiento adecuada puede ser un proceso desafiante, ya que implica considerar muchos factores, como el valor del equipo y el costo de cualquier falla. Los dos factores principales a considerar son el costo de la falla del equipo y la facilidad de monitoreo del equipo. Ambos formarán la base de su estrategia de mantenimiento para cada equipo.

Costo de falla del equipo

Es el impacto que tendrá una falla en su negocio. Uno de los costos asociados con la falla del equipo es el tiempo de inactividad del equipo. Cuanto más tiempo esté inactivo un equipo, más costará. También debe considerar factores adicionales como costos de reparación, seguridad e impactos ambientales.

¿Por qué falla el equipo?

Para evitar fallas en el equipo, sería útil comprender por qué ocurren en primer lugar. A continuación, se muestra una lista de algunas de las razones más comunes por las que falla una máquina:

Instalación o diseño incorrectos

Una mala instalación puede ser la principal causa de fallas en el equipo. En el peor de los casos, estas decisiones podrían incluso suponer un riesgo para la seguridad de trabajadores y clientes. Por ejemplo, tener un equipo de tamaño insuficiente puede provocar componentes con exceso de trabajo y, en última instancia, fallas en el equipo.

Daños físicos

Los factores externos, como las condiciones ambientales, también pueden causar daños físicos a los equipos que pueden provocar oxidación, corrosión, fluctuaciones térmicas y erosión.

Mantenimiento insuficiente

Seguir los consejos de los fabricantes puede prolongar el ciclo de vida de una máquina. Algunos ejemplos de estos son los cambios de aceite regulares y las tareas de limpieza.

Equipo con exceso de trabajo

Si el equipo se utiliza más allá de sus límites, se puede romper fácilmente. El mal manejo de componentes individuales puede causar aún más daño al subsistema más grande.

Mal uso de equipo

La mayoría de las máquinas están diseñadas para realizar tareas específicas. Si se usan incorrectamente, sus partes pueden romperse más fácilmente. Estos problemas se pueden resolver siguiendo procedimientos detallados y una formación adecuada.

Facilidad de seguimiento

El segundo factor a considerar al definir su estrategia de mantenimiento es la facilidad de monitoreo. Si el costo de monitorear un activo dado es mayor que el del modo de falla que previene, puede que no valga la pena implementarlo. Por ejemplo, si te costaría demasiado instalar sensores en un equipo, sería mejor utilizar un plan de mantenimiento preventivo basado en un cronograma.

Factores para una estrategia de mantenimiento exitosa

Revisemos algunos factores a considerar antes de diseñar e implementar una estrategia de mantenimiento exitosa.

Contar con una estrategia de mantenimiento personalizada

La estrategia de mantenimiento debe ser única para cada empresa. Esto implica que debes considerar todos los factores relevantes del tema antes de diseñar e implementar una estrategia. Estos factores deben incluir las necesidades y características de la empresa.

La estrategia debe seguir ciertos pasos. Las siguientes cuestiones deben incluirse en la estrategia:

Visión y misión de la empresa: La estrategia debe basarse en la visión y misión de la empresa.

Objetivos estratégicos de la empresa: En lo que respecta a la estrategia de mantenimiento, es fundamental considerar no solo los objetivos estratégicos generales de la empresa, sino también los objetivos de producción, que son fundamentales para un plan de acción exitoso.

Objetivos estratégicos de mantenimiento: Se deben considerar los objetivos estratégicos del departamento de producción y los objetivos deben reflejar la efectividad.

Vincular los objetivos estratégicos con los indicadores de desempeño estratégicos: Los indicadores de desempeño se miden para evaluar el logro de los objetivos estratégicos. Las partes interesadas, como el departamento de producción y los propietarios, deben participar en la selección de estos indicadores de desempeño.

Realiza un análisis de brechas global: Abordar las brechas actuales o potenciales en su desempeño de mantenimiento permite identificar los factores que pueden influir en la brecha entre los niveles actuales y las metas.

Realizar un Análisis de Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas (FODA): Es necesario abordar las deficiencias respecto a los factores considerados estratégicos para el desarrollo de una estrategia de mantenimiento exitosa. A partir de los resultados del análisis FODA, haz una lista de acciones a tomar.

Determinar un plan de desarrollo estratégico: Este plan se puede configurar priorizando las acciones identificadas a partir del análisis FODA.

Formula la estrategia de mantenimiento: una vez que el plan de desarrollo estratégico esté en su lugar, puede formular la estrategia de mantenimiento.

Selección de estrategia de mantenimiento

La estrategia de mantenimiento debe seleccionarse de acuerdo con las actividades comerciales y de producción. Esto significa que debe comprender cómo la estrategia de mantenimiento afectará la dinámica del proceso de producción porque los objetivos de producción y mantenimiento están profundamente conectados. Los objetivos de producción y mantenimiento también deben ser compatibles con los objetivos generales de la empresa para poder elegir la estrategia de mantenimiento adecuada que se adapte a tu negocio y activos.

Una estrategia de mantenimiento funciona como hoja de ruta

Una estrategia de mantenimiento debe funcionar como una hoja de ruta que permita e incluya alternativas. Debe permanecer flexible para que pueda cambiar según la situación empresarial. La hoja de ruta se puede crear en función del análisis y las observaciones de evaluación comparativa.

Para formular una estrategia de mantenimiento y desarrollar un plan de mantenimiento, se deben responder las siguientes preguntas.

¿Cuáles son los elementos o activos críticos más importantes?

¿Cuáles son los requisitos legales que se debe considerar?

¿Cuándo hay que hacer todo el trabajo para evitar pérdidas de producción?

¿Con qué frecuencia se deben realizar encuestas, inspecciones, trabajos y pruebas?

¿De dónde viene el dinero para esas labores?

Un modelo para formular una estrategia de mantenimiento

El mantenimiento debe verse como un socio dentro de la empresa, con el objetivo común de producir y vender productos con un margen de beneficio aceptable. Para lograrlo, tú y tu equipo deben comprender que todas las funciones dentro de la empresa contribuyen a la rentabilidad. Por tanto, la función de mantenimiento debe estar alineada con los objetivos comerciales generales. Antes de desarrollar o seleccionar una estrategia de mantenimiento, debes ver qué es necesario cambiar. Dentro de la filosofía de mantenimiento, el cambio debe aceptarse como un paso relevante. El proceso de la estrategia de mantenimiento comienza con la declaración de la filosofía de mantenimiento, que establece el rol de la función de mantenimiento dentro de la empresa y el enfoque recomendado para cumplirla.

El siguiente paso es reconocer los objetivos de la función de mantenimiento. Los objetivos pueden ser a nivel corporativo, de producción y de mantenimiento, y deben estar conectados con el proceso de producción.

El tercer paso es evaluar las prácticas y los problemas de mantenimiento. Después de la evaluación inicial, que se utiliza para desarrollar un programa de mantenimiento, debe integrar las prácticas existentes con las nuevas.

El último paso es determinar el plan de instalación.

Otros factores informados a considerar son:

• Condición o naturaleza de los activos o la planta;

• Antigüedad del activo;

•Tasa de fracaso;

• Cada unidad de maquinaria o instalación;

• Reducción de costos o efectividad;

• Ambiente de trabajo y seguridad;

• Criticidad del activo y tipo de maquinaria a mantener.

¿Cuáles son los principales tipos de estrategias de mantenimiento?

La falla del equipo siempre es una posibilidad. Si bien no se espera que una máquina funcione para siempre, queremos al menos prolongar y maximizar su ciclo de vida. Una estrategia de mantenimiento impulsa los planes sobre cómo un activo puede seguir funcionando.

Estos son los principales tipos de mantenimiento:

Mantenimiento reactivo

El mantenimiento reactivo es la forma de mantenimiento más simple e intuitiva. Es muy simple; si algo se rompe, el equipo de mantenimiento trabaja para que vuelva a funcionar. En muchos escenarios, el mantenimiento reactivo realmente tiene sentido. Sin embargo, en algunos casos podría resultar catastrófico.

Mantenimiento proactivo

El mantenimiento proactivo es una filosofía de mantenimiento que tiene como objetivo evitar fallas abordando las condiciones antes de que ocurra una falla.

Ciertamente, existen muchos enfoques diferentes que se pueden adoptar al realizar tareas de mantenimiento de forma proactiva. El mantenimiento preventivo (PM) es la forma más común de mantenimiento proactivo. Las tareas de mantenimiento preventivo se realizan principalmente de acuerdo con programas basados ​​en el uso o en el calendario. Un ejemplo práctico de PM es cuando se cambia el aceite del motor de su automóvil después de un número determinado de meses o millas.

El mantenimiento predictivo (PdM) es quizás la forma más avanzada de mantenimiento proactivo disponible en la práctica. PdM emplea el uso de sensores para rastrear la condición de un activo en tiempo real. Con datos de rendimiento adicionales disponibles, las actividades de mantenimiento se recomiendan precisamente cuando sea necesario.

El mantenimiento basado en condiciones (CBM) funciona con el mismo principio que el mantenimiento predictivo, pero no con el mismo nivel de tecnología. CBM también utiliza sensores para evaluar el estado de un activo. Sin embargo, el análisis y la decisión de realizar trabajos de mantenimiento recaen principalmente en la evaluación de un operador capacitado.

Mantenimiento centrado en la confiabilidad (RCM)

En el sentido tradicional, los principales tipos de mantenimiento se habrían limitado a ser reactivos y proactivos. En realidad, ya sea a propósito o no, emplearía más de una estrategia de mantenimiento para cubrir toda la gama de equipos y electrodomésticos.

RCM le brinda la libertad de asignar estrategias de mantenimiento para maximizar la confiabilidad mientras optimiza los recursos. La asignación de activos a diferentes tipos de mantenimiento se convierte en una solución basada en datos en lugar de una limitación. Además, RCM no se limita a determinar si un activo debe mantenerse de forma reactiva o proactiva. RCM intenta encontrar el tipo de mantenimiento proactivo más adecuado mientras planifica el potencial de correcciones reactivas.

Conclusión

En resumen, el tipo de estrategia de mantenimiento seleccionada debe depender de la naturaleza de la maquinaria, la disponibilidad de repuestos, el tamaño y la naturaleza de la organización, la tecnología disponible y la política de mantenimiento de la organización.

Visítanos y únete a la Revolución Digital con DataScope

¡Aprende a dejar de usar papel hoy mismo!

Sobre el autor

Sandra Melo
Sandra Melo

Comparte en

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos contenido cómo este directo a tu mail, una vez al mes con todas las novedades.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Digitaliza tus
Órdenes de Trabajo

Elimina el papeleo, automatiza tus procesos y mantiene el control de tus datos.