La Revolución Tecnológica de la Agroindustria

Tabla de Contenidos

El creciente aporte de avances como Inteligencia Artificial, robótica, Internet de las Cosas y conectividad 5G, permite a la agroindustria dar un salto cuántico hacia una dimensión de mayor eficiencia, carbono neutralidad y uso eficiente de los recursos. Ello se traduce en mejor capacidad para producir alimentos más saludables, seguros, inocuos y sustentables 

El actual escenario evolutivo, caracterizado por la progresiva digitalización de procesos y el uso de avanzadas tecnologías, se traduce en un desarrollo cada vez más acelerado de todos los sectores productivos e industriales.

La agroindustria no es ajena a este fenómeno. Más aún, cada uno de sus actores se encuentra en una etapa de gradual implementación de nuevas y sofisticadas herramientas que forman parte de la transformación impulsada por la Revolución Digital del Siglo XXI.

Sin embargo, la presión por producir mayor cantidad de alimentos seguros e inocuos, para atender a una población mundial que crece exponencialmente, demanda un esfuerzo transformador aún más intenso. Por ello, expertos y analistas coinciden en que la agroindustria hoy se encuentra en una “supra revolución propia” definida como la era del “Agro 5.0”.

Características técnicas

Esta nueva etapa va más allá de la simple modernización de procesos. Implica una conexión intrínseca entre todos los extremos de la red productiva, que se articula, precisamente, mediante nuevos canales de comunicación digital.

En este contexto, adquiere gran importancia el uso de múltiples herramientas desarrolladas para esta nueva agricultura de precisión eco-sustentable, las cuales marcarán profundamente el futuro de la producción de alimentos. Entre estas destacan:

  • Robótica de vanguardia para control y seguimiento de maquinaria.
  • Uso intensivo de recolección y análisis de datos, para optimizar la producción.
  • Implementación de inteligencia artificial para el uso más eficiente de suelos y recursos naturales.

Ventajas y beneficios de la revolución agroalimentaria 5.0

El advenimiento de esta nueva era se traduce en ventajas concretas para resolver algunos de los problemas más graves de la agroindustria. En concreto, los expertos destacan que se optimizará la producción y se generarán menos impactos negativos en el medio ambiente. 

Por ejemplo, la masificación de tecnología autónoma y robotizada en procesos de prospección de tierras, riego, cosecha y pos cosecha brinda al “Agro 5.0” una oportunidad clave para resolver la grave escasez de mano de obra registrada en el sector durante los últimos años, especialmente en nuestro país.

Un ejemplo internacional que confirma la validez de este análisis es la progresiva aparición de las denominadas “granjas fantasma”. Unidades productivas controladas exclusivamente por robots y máquinas inteligentes, que garantizan más seguridad y rapidez en los procesos. 

Sus altos niveles de eficiencia y menor impacto medioambiental han permitido que ganen más presencia en las economías desarrolladas, especialmente para optimizar la producción en períodos de estrés climático.

Agro hiperconectado

Otro de los pilares trascendentales de esta revolución agroindustrial 5.0 es la conectividad, dado que el uso intensivo de tecnología automatizada requiere de sólidas redes de comunicación digital. 

Y aunque en ciertos sectores alejados aún se trata de un desafío complejo, la progresiva masificación de las redes 4G ha permitido superar poco a poco esta contingencia. Proceso que se estima será mucho más eficiente en el corto plazo, gracias al lanzamiento de las nuevas redes 5G.

Esto permitirá que muy pronto se pueda gestionar a distancia la producción de granjas o predios, mediante un teléfono o dispositivo móvil que permita, por ejemplo, controlar el trabajo de los diversos equipos robotizados de riego, cosecha y monitoreo de plagas, entre otras posibilidades. 

De hecho, la conectividad 5G también permitirá que el agricultor o administrador de granja controle, mediante un app de su dispositivo móvil, acciones tales como comprar abono o insumos e, incluso, vender su producción a distintos integrantes de la cadena alimentaria. 

Desafíos pendientes 

Uno de los grandes retos para quienes hoy trabajan o administran un predio agrícola es sumarse lo antes posible a esta revolución tecnológica, que en el corto plazo será indispensable para asegurar competitividad y sustentabilidad.

Desafío que también requiere tecnologías de fácil uso, de manera de derribar con más eficiencia las barreras de penetración. En tal sentido, los expertos coinciden en que las soluciones deben ser amigables (por ejemplo, tipo plug and play) y a costos razonables. 

Asimismo, se requerirá de soluciones especializadas a nivel de gestión, para garantizar un mejor monitoreo de los distintos sistemas automatizados que se implementen en las granjas del futuro.

Una excelente opción son las aplicaciones especializadas a base de listas de verificación electrónicas, que permitan llevar adecuado control del funcionamiento y mantenimiento de las distintas herramientas automatizadas y robotizadas que operen en una granja. Esto aseguraría permanente calidad de los procesos, factor que a su vez es vital para el éxito y seguridad de la cadena alimentaria.

Avances concretos aplicados a la agroindustria

Esta creciente necesidad de optimizar la producción agroalimentaria, para hacerla más segura, inocua y sostenible, se traduce en que hoy los proveedores de tecnologías agrícolas desarrollen nuevas generaciones de sistemas robóticos diseñados específicamente para trabajar en el campo. Con su ayuda, los productores tendrán mayor respaldo en tareas muy estratégicas como riego, fertilización, aplicación de agroquímicos, control de malezas, cosechado y packaging de productos, entre otras aplicaciones.

Esfuerzo que, en su conjunto, empuja con mayor fuerza la evolución de los sistemas agrícolas al nuevo concepto de Agricultura 5.0”.  

Por ejemplo, la empresa suiza Stäubli, especializada en mecatrónica, hoy ofrece una gama de robots de cuatro y seis ejes de alto, diseñados para su uso en todo tipo de labores agroindustriales primarias que impliquen contacto directo con alimentos sin envasar, incluso en áreas sensibles.

Esta tecnología ya se utiliza a diario en una amplia gama de procesos de manipulación, incluyendo, por ejemplo, envasado primario en las industrias cárnica, de embutidos, avícola y láctea; así como en segmentos especializados como panadería, confitería y producción hortofrutícola.

Otro ejemplo destacado de robótica alimentaria corresponde al modelo Racer-5 SE Coma, diseñado y fabricado por la compañía italiana Comau (Consorzio Macchine Utensili) para operar en entornos complejos y sensibles.

Su modularidad permite que pueda usarse sobre superficies planas o inclinadas e, incluso, montado en una pared o en el techo. Ello se traduce en la fácil automatización de diversas operaciones, incluyendo envasado de alimentos, lo cual reduce importantes costos generales de operación.

Este modelo también es adecuado para la industria de alimentos y bebidas, dado que su superficie blanca está aprobada para el contacto directo con todo tipo de alimentos; y sus componentes están protegidos de la acción de diversos agentes de limpieza agresivos, como peróxido, cloro y alcohol.

La firma alemana Escha cuenta, a su vez, con una amplia gama de conectores inteligentes destinados a potenciar el concepto de “diseño higiénico”. Es decir, a optimizar líneas de producción reduciendo al mínimo el riesgo de contaminación por uso de componentes eventualmente tóxicos. Sus soluciones de conectividad están pensadas para las tres zonas típicas de la industria de alimentaria: contacto, pulverización y envasado.

Del mismo modo, también existe una amplia oferta de equipos autónomos y drones, que hoy permiten automatizar las tareas de prospección y fumigación de predios. Esto permite relevar a los operadores humanos y optimizar una importante cantidad de recursos, especialmente el consumo de combustible de aviones, con el consiguiente impacto positivo en el medio ambiente.

Factores que, en su conjunto, trazan un camino optimista y pleno de nuevas oportunidades para que la agroindustria sea más eficiente, segura, inocua y sustentable en el corto plazo.

¿Quieres que te ayudemos a utilizar DataScope?

Cualquier duda o consulta que te surja, no dudes en comunicarte con nuestro servicio de atención al cliente desde nuestra página DataScope.io. También, siempre que necesites ayuda, puedes agendar un llamado telefónico para que uno de nuestros especialistas te muestre cómo implementar DataScope a tus operaciones.

Visítanos y únete a la Revolución Digital con DataScope

¡Aprende a dejar de usar papel hoy mismo!

Sobre el autor

Francisco Gonzalez
Francisco Gonzalez

Comparte en

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos contenido cómo este directo a tu mail, una vez al mes con todas las novedades.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *